Un Salmo

Estos pasados días he estado estudiando el libro de los Salmos. Algo que me llama la atención es como el salmista primero expone su caso ante Dios, expresa las dudas o el dolor que siente, pero siempre termina renovando su mente al decirse a si mismo que Dios es fiel y que viene al rescate de aquellos que lo necesitan.

En el día de ayer yo estaba pasando por un momento un poco difícil y sentía que mi mente me hacía preguntas acerca de la fidelidad y el amor de Dios hacia mí. Y Dios, que siempre está cerca de los que le temen y lo aman, me regaló el siguiente escrito que es como un Salmo. ¡Espero que sea de bendición!

~~~~~

O Dios, tú eres mi Dios
Mi alma te busca.
Sediento está mi ser por más de ti.
Muchos son los enemigos que me acechan.
Muchas son las lanzas de desconfianza que vienen hacia mí.
Muchos son los dardos de amargura que quieren consumir mi ser.
La mente me pregunta, ¿en dónde está tu Dios?
Las emociones me traicionan y me dicen, ¿por qué no cuida Dios de ti?
Pero yo me alegraré en tus palabras.
Tu diestra me sostiene y tu vara y tu callado me dan paz.
Danzaré delante de mis enemigos.
Porque gozo da el Señor a los que le buscan.
Y es aliento para el necesitado.

Selah.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s