Raíces firmes

“Dicen que cuando se sacude un árbol, se le hace que arraigue más profunda y rápidamente. Lo que sacude la fe de muchos es ver la prosperidad de los malvados a pesar de sus impiedades.” Matthew Henry

El Salmo 11 nos muestra que David estaba muy abatido porque era perseguido por Saúl. Los amigos más íntimos de David le sugirieron que huyera al monte para poder salvar su vida. Pero antes de actuar o quejarse, David comienza el Salmo diciendo, “En el Señor hallo refugio. ¿Cómo, pues, se atreven a decirme: «Huye al monte, como las aves»?” Antes de desesperarse y desconfiar de Dios, el salmista declara su decisión de confiar en Dios, pase lo que pase. David reconocía que los pasos de los justos y los malvados eran vistos por el Señor. Y por lo tanto, Dios iba a ser justicia. Así que si hoy sientes como que estás pasando por diversas pruebas, piensa en ese árbol que es sacudido por el viento o por los seres humanos. Mientras más es sacudido, más profundas se convierten sus raíces. Así que aunque difícil, recordemos de “regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios. Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado” (Romanos 5:2-5).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s