Por eso es necesario

“Por eso es necesario que
prestemos más atención a lo que hemos oído, no sea que perdamos el rumbo.”

Hebreos 2:1

Quería compartir este versículo contigo. Desde que lo leí hoy, no ha dejado de impactarme.

En el capítulo 1 de Hebreos, el autor menciona las formas en que hemos escuchado la voz de Dios. Que han sido a través de los profetas y de Jesucristo. Y después comienza a dar testimonio de Jesucristo y de cómo todas las cosas se sostienen por su Palabra. De ese contexto fluye el capítulo 2, versículo 1 que nos dice “por eso es necesario que prestemos más atención a lo que hemos oído, no sea que perdamos el rumbo.” ¿Es necesario que prestemos atención a qué? ¿Y para qué debemos prestar atención, cuál es el resultado? Para contestar las preguntas de una forma simple, es importante que le prestemos atención a lo que hemos oído- a la Palabra de Dios que fue hablada por los profetas antes de Cristo y por el mismo Jesucristo. Para eso tenemos la Biblia, la Palabra de Dios, la única fuente de verdad. Si prestamos atención a esta Palabra, no perderemos el rumbo de donde debemos caminar y a donde nos debemos dirigir.

Este versículo me abrió tanto los ojos. Oro de que Dios nos ayude a mantenernos siempre alertas porque es tan fácil olvidar la Palabra- olvidar la VERDAD. Es fácil olvidar el testimonio de Cristo, no sólo su sacrificio, pero sus palabras de amor, amistad, fidelidad, amonestación, enseñanza, etc. Cuando perdemos de perspectiva la verdad, perdemos el rumbo. Es como perder un mapa mientras viajas por la carretera. Si no tienes algo que te guíe, perderás el rumbo y terminarás en otro lugar, en otra destinación. Lo mismo ocurre con la Palabra de Dios. Si no la tenemos presente en nuestra vidas, perderemos el rumbo, el camino y los propósitos por donde él quiere que caminemos.” Oro que podamos hacer como nos exhorta Moisés “Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Átalas a tus manos como un signo; llévalas en tu frente como una marca; escríbelas en los postes de tu casa y en los portones de tus ciudades.” (Deut 6:4-9)

Sólo quería compartir esto contigo. Para que analicemos la Palabra y le pidamos ayuda a Dios para que no olvidemos lo que hemos oído y para que nunca perdamos el rumbo. Y si algún día perdiésemos el rumbo, que Dios nos traiga a la memoria Hebreos 2:1, para que prestemos más atención a lo que hemos oído.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s