Instruye al niño

Los otros días asistí a una iglesia que iba a hacer un concierto. Mientras miraba a mí alrededor durante la adoración, me di cuenta de que había una niña en los hombros de su papá que miraba intensamente a las personas que estaban cantando en el altar. Esta niña tenía que tener sus 3 ó 4 años de edad. En una, cuando la miro nuevamente, me di cuenta que la niña tenía sus manos alzadas al cielo. Y después, su papá levantó sus manos al cielo y cuando lo hizo, su mano tocó el brazo alzado de su niña, y los dos estuvieron con sus manos alzadas un rato. Rápidamente me acordé del versículo en Proverbios 22 que dice, “Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará (vs.3).” Quizás esa niña no estaba entendiendo lo que estaba pasando a su alrededor. Pero estoy segura que ese evento, más otras oportunidades que ella tendrá para alabar y escuchar la Palabra de Dios, bastarán para permanecer en su memoria y en su corazón para siempre. Proverbios nos dice que aunque el niño llegue a su vejez, no abandonará la instrucción bíblica que haya recibido en su niñez. Y aún si se fuese a apartar, la Palabra de Dios quedará grabada en su corazón y en su mente.  Isaías 55:11 dice, “así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo  y cumplirá con mis propósitos.” La Palabra de Dios no es vacía, ya que está llena de verdades para nuestra vida y de cómo debemos vivirla. La Palabra de Dios se cumple en cada uno de nosotros cuando ponemos nuestra confianza en Dios. Por eso, a las personas que son padres, yo les diría que no se desanimen mientras instruyen a sus hijos. Sus esfuerzos no serán en vano. La razón por la cual sé esto es porque yo conozco el impacto que se crea en un niño cuando un padre lo lleva a la iglesia y  lo instruye en los caminos de Dios.  

Por esa razón, ya que se aproxima el día de las madres, quiero tomar esta oportunidad para honrar a mi mamá y papá (¡aunque es día de madres y no de padres, pero eso no importa!). Quiero darle las gracias porque tomaron de su tiempo para inculcar en nosotros un amor apasionado por Dios y por Su Palabra. Aunque son padres imperfectos, tomaron esas imperfecciones para enseñarnos que Dios restaura corazones, emociones y la persona completa. Les doy las gracias a ellos porque trataron de vivir una vida intachable, como la vivió Abraham y sé que tendrán sus grandes recompensas en el cielo.

¡Gracias mami y papi! ¡Los amo y admiro mucho!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s